Página principal
  RSS Feed
Contacta con nosotros
Teología de la obesidad
Gracias a: Gloria Cisa
Vota que te ha parecido
Actual: 4,00/5 (5 votos)

Y Dios pobló la tierra con espinacas, coliflores, brócolis, y todo tipo de verduritas, para que el Hombre y la Mujer pudieran alimentarse y llevar una vida sana.

Y Satanás creó el McDonald's.
Y McDonald's creó el Big Mac.
Y Satanás dijo al Hombre: "¿Lo quieres con patatas y coca cola?"
Y el Hombre dijo: "Tamaño grande".
Y el Hombre engordó.

Y Dios dijo: "Haya yogurt, para que la Mujer conserve la silueta que he creado con la costilla del Hombre".
Y Satanás creó el chocolate.
Y la Mujer engordó.

Y creó Dios las ensaladas, y el aceite de oliva.
Y vio que estaba bien.

Y Satanás hizo el helado.
Y la Mujer engordó.

Y Dios dijo: "Mirad, que os he dado frutas en abundancia que os servirán de alimento."
Y Satanás inventó los huevos rotos con jamón.
Y el Hombre engordó, y su colesterol malo se fue por las nubes.

Y creó Dios las zapatillas deportivas, y el Hombre decidió correr, para perder los kilos de más.
Y Satanás concibió la televisión por satélite.
Y agregó el mando a distancia, para que el Hombre no tuviese que cambiar de canal con el sudor de su frente.
Y el Hombre aumentó de peso.

Y Satanás dijo a la Mujer: "Son apetecibles a la vista del Hombre unos aperitivos".
Y la Mujer le acercó al Hombre patatitas fritas, palitos salados, cortezas, chorizo de Zamora y una cerveza fresquita.
Y el Hombre, aferrado al mando a distancia, se comió los aperitivos, que eran abundantes en colesterol.
Y vio Satanás que estaba bien.
Y el Hombre llegó a tener las coronarias obstruidas.

Y dijo Dios: "No es bueno que el Hombre tenga un infarto."
Y entonces creó el cateterismo y la cirugía cardiovascular, y las unidades coronarias.

Y Satanás creó la Seguridad Social.





¿Te ha gustado este artículo? Opina! :)
Fin menú navegación
Imágen pie de página izquierda   Imágen pie de página derecha